Torre Eiffel

La Torre Eiffel da ejemplo al fomentar el desarrollo sostenible

Siendo uno de los lugares más emblemáticos del mundo, la torre Eiffel al ayudar a proteger al medio ambiente, está sirviendo de ejemplo. En la reciente renovación de su primer piso, los cambios más destacados fueron las medidas de eficiencia energética incorporadas. Las medidas harán esta atracción más sostenible.

Todo el primer piso de la torre estuvo en obras por más de 2 años, mientras seguía abierta al público. Financiada íntegramente por la SETE (Société d’Exploitation de la Tour Eiffel), el coste total de la remodelación fue de  30 millones de euros excluyendo impuestos. Además de ofrecer una experiencia completamente nueva para los usuarios con una vista impresionante, también decidieron contribuir con el  Plan de Acción Climática de París mediante la reducción de la huella ecológica de la torre.

Este Plan de Acción Climático tiene como objetivo reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en París producidas por sus propias actividades en un 25% con respecto al 2004 en el año 2020. A pesar de que el impacto de las medidas de eficiencia energética implementadas en la torre no darán lugar a reducciones de energía significativas para el objetivo general de la ciudad, sin duda servirán como un mensaje cautivante para el mundo. Para todas las instituciones que vean que iconos históricos tan prominentes como esta estructura están dedicando esfuerzos y recursos para la sostenibilidad, será un llamado a la acción para que hagan lo mismo.

Mediante la generación de su propia energía y la introducción de otras medidas favorables al medio ambiente, la Torre Eiffel se convierte en un ejemplo de sostenibilidad para las ciudades de todo el mundo. Las medidas aplicadas incluyen la iluminación LED, paneles solares, un sistema de recogida de aguas pluviales, bombas de calor de gran alcance y 2 turbinas de viento.

La medida más innovadora siendo la instalación de dos turbinas eólicas VisionAIR5, cada una de 7 metros de altura y diseñadas para ser imperceptibles para los turistas. Fueron pintadas del mismo color que la torre y son totalmente silenciosas. Las turbinas generan 10.000 kWh al año, lo cual es suficiente para alimentar a la sección comercial en el primer piso de la torre.

Paralelo a generar parte de su energía, las otras medidas de sostenibilidad son destacables también. La disposición de 10m² de paneles solares satisfarán alrededor de la mitad de las necesidades de calefacción de agua de los dos pabellones de la Torre. El agua de los inodoros ahora es suministrada por el sistema de recuperación de agua pluvial instalada y todas las luces en el primer piso son LEDs.

Treinta años transcurrieron desde que renovaciones de tal magnitud fueron realizadas en la Torre Eiffel. Muchas cosas han cambiado desde entonces y por ello tuvo que ser actualizada a los tiempos actuales. El cambio climático es sin duda un problema que ha estado recibiendo más atención a lo largo de los años debido a las catastróficas consecuencias que puede acarrear si se sigue ignorando. Si uno de los iconos más importantes del mundo está optando por extender el mensaje de que la sostenibilidad no debe ser una opción, sino un requisito, es una señal de que el cambio climático no debe tomarse a la ligera por nadie.

El futuro del mundo es nuestro futuro. Toma ejemplo de la Torre Eiffel

Cada acción tomada hacia la sostenibilidad y la conservación del medio ambiente beneficiará a todos y cada uno de nosotros en el planeta. Necesitamos más mensajes como el que nos da la Torre Eiffel y necesitamos acciones más respetuosas con el medio ambiente como estas. Ahora es el momento de ser más eficiente con la gestión de la energía.



New Call-to-action