Directiva de la UE

¿Está tu empresa preparada para la Directiva de la UE en Eficiencia Energética?

La Comisión Europea adoptó el 25 de Octubre de 2012 la Directiva de la UE en Eficiencia Energética 2012/27/EU. Esta norma establece un conjunto de medidas vinculantes para ayudar a la Unión Europea a alcanzar su principal objetivo: conseguir un 20% de eficiencia energética para 2020. Además, esto asegurará el camino para próximas mejoras en eficiencia después de ese año. Bajo esta política, todos los miembros pertenecientes a la UE se les pide usar el recurso energético de un modo más eficiente, desde la transformación de éste y su consiguiente distribución hasta su consumo final.

Algunas de las medidas impuestas por la Directiva de la UE son la obligación legal de establecer  medidas normativas de eficiencia energética en todos los miembros estados. Estas medidas estimulan mejoras de eficiencia energética en viviendas, industrias y sectores del transporte. Otra meta es eliminar barreras en el mercado de la energía, así como superar las deficiencias del mercado impidiendo la eficiencia en la oferta y el uso de energía. 

Los puntos que cubre la normativa son:

1. Con respecto a la eficiencia en el uso de energía:

  • Objetivos de la eficiencia energética
  • El modelo ejemplar de edificios públicos
  • Auditorías de energía y sistemas de gestión energética
  • Información de medición y acceso a esta

 

2. Con respecto a la eficiencia en el suministro de energía:

  • Promoción de eficiencia en calefacción y refrigeración
  • Transformación, transmisión y distribución de energía

 

3. Con respecto a disposiciones horizontales:

  • Disponibilidad de regímenes de cualificación, acreditación y certificación
  • Servicios de energía

Los Gobiernos y las empresas se preocupan por su reputación. Es decir, para mantener su status vinculan el rendimiento y gestión de sus edificios con la sostenibilidad. De esta manera incrementan su imagen con respecto del público, ciudadanos y competidores. No cumplir con la Directiva de la UE comportará una gran pérdida de reputación. El único modo de evitar que esto suceda es asegurar que tus instalaciones funcionan de acuerdo con la nueva normativa de eficiencia energética.

Algunos consejos para saber si cumples con la Directiva de la UE son:

  • Llevar a cabo auditorías con una frecuencia determinada.
  • Comprobar que los proyectos recomendados de eficiencia energética corresponden con la realidad de tu negocio e instalaciones.
  • Informar y entrenar los usuarios finales de estas instalaciones.

Las empresas no sólo tienen la obligación de seguir con la Directiva Europea y seguirla por su imagen con respecto de los otros, sino que a parte todos los miembros de la UE tienen que entregar cada 3 años los Planes de Acción Nacionales de Eficiencia Energética, cubriendo medidas de mejora importantes en eficiencia energética y ahorros en energía esperados y logrados. Estos planes de acción deberían estar complementados con estimaciones de consumos esperados de energía primaria hasta 2020, tanto el consumo global en el país como en sectores específicos.

Adicionalmente, los requisitos de la Directiva de la UE tienen que ser transpuestos y redactados en la ley nacional de cada estado miembro. Por ejemplo, si eres propietario de un negocio en Alemania, no tendrás que cumplir ya que no hay ninguna ley alemana vinculada a la directiva. Sin embargo, si posees una empresa alemana, la cual opera en Reino Unido, Francia u otros países, entonces sí tendrás que cumplir con las manifestaciones nacionales de la directiva en cada uno de esos países.

¿Cómo saben las compañías que están cumpliendo con la Directiva de la UE? Las empresas deben realizar auditorías de eficiencia energética cada cuatro años. Y nosotros no somos los que exigimos la condición, la directiva lo impone. Es más, la primera de esas auditorías hay que completarla para finales de este año.

Empieza hoy ahorrando dinero con un Software de Gestión Energética:



New Call-to-action