Diferencias SCADA - SGE

Las 7 Diferencias entre SCADA y SGE

Hay muchas tecnologías para gestionar tu edificio y es fácil confundirlas. Por ejemplo, no es fácil entender a priori las diferencias entre un SCADA y un SGE. Revísalas, entiéndelas y así podrás tomar buenas decisiones.

¿Qué es un SCADA? ¿Qué es un SGE?

Refresquemos primero conceptos:

  • SCADA son las siglas en inglés de Supervisory Control And Data Acquisition. Son sistemas que sirven para controlar la producción de una fábrica. Comenzaron a estar disponibles en los 70 como evolución de la automatización industrial. Permiten el uso de sensores interconectados de los que puedes ver el estado desde un centro de control.
  • SGE: son las siglas en castellano de Sistema de Gestión Energética. En inglés se utiliza Energy Management System (EMS). Monitoriza datos de consumo energético y aporta herramientas analíticas que te ayudan a detectar problemas y controlar el consumo, optimizándolo y reduciéndolo.

Imaginemos un escenario. Trabajas en una Empresa de Servicios Energéticos (ESE) y ha contactado contigo una empresa que produce zumos. Están luchando por ser competitivos y necesitan reducir costes.

El desafío es que les ayudes a reducir sus facturas un 30% en su primer año de trabajo contigo. El cliente quiere saber… ¿necesitan un SCADA o un SGE? ¿Qué le dirías?

7 Diferencias SCADA – SGE

7-differences-SCADA-EMS

1. Hosting (on-premise vs. cloud)

Un SCADA es una solución on-premise. Esto significa que todo el control y almacenamiento de datos se realiza en un servidor físico. La mayor parte de los SGE son sistemas basados en la nube, lo que significa que los datos, el software y su control se almacenan en la nube y son accesibles estés donde estés. 

Un software en la nube es mucho más accesible y flexible que una solución on-premise. Cuando puedes acceder a tu herramienta de análisis en remoto, estés donde estés, el proceso se hace más eficiente y puedes responder más rápido a cualquier incidente.

Además es importante para proyectos en los que haya más de un edificio, planta o localización. Un SGE en la nube te permite seguir y gestionar los datos de energía de todos ellos desde un único lugar. Esto significa utilizar una plataforma única en la que ves todos los datos del proyecto de una vez.

Con un SCADA solo puedes ver los datos de la localización en la que está instalado el sistema y el hardware estará solo conectado a una red local. Para un negocio con varias fábricas, por ejemplo, el coste de instalar un SCADA en cada una de ellas puede ser estratosférico.

La principal preocupación a la hora de hablar sobre tecnología en la nube (o “Cloud”) es la seguridad y la privacidad de los datos. Mucha gente asume que al estar los datos en Internet esto significa que cualquiera puede acceder a ellos y que son vulnerables: una falsa creencia.

Creer que porque algo esté instalado en tu propio servidor es más seguro es, cuando menos, una asunción arriesgada. Si te preocupa que alguien acceda a un servidor en la nube, ¿por qué crees que no pueden acceder a tu servidor físico?

Al final, solo hay algo cierto: tus datos están tan seguros como seguros sean tus protocolos de seguridad, ya estén en la nube o no. Por lo tanto debes asegurarte a la hora de comprar un SCADA o un SGE de qué tipo de protocolos va a aplicar tu proveedor tecnológico. Esta es solo una de las 10 preguntas que creemos que son cruciales antes de decidirte.

2. Configuración

Configurar un sistema SCADA supone una instalación compleja y un consultor especializado para empezar el proyecto, no sólo para instalarlo, sino para configurarlo, diseñarlo y muchas veces, muchas horas de trabajo para personalizarlo y que se adapte a las necesidades del proyecto. 

Un SGE tiene un proceso de configuración más simple. Requiere que un experto en eficiencia energética lo configure, pero el proceso puede completarse en menos de 48 horas. En dos días se pueden estar recibiendo datos. 

3. Datos Históricos

Un SCADA sigue los datos en tiempo real, hasta el punto de que recoge incluso ¡varias lecturas por segundo! Antes de que te pongas contento, piensa en la inmensa cantidad de datos que esto significa… y en que los SCADA almacenan en servidores físicos. Por lo tanto, con los SCADA se trabaja normalmente con históricos recientes, sin posibilidad de llevar en análisis muy lejos en el tiempo.

En gestión energética, la variable temporal es diferente, y se entiende tiempo real como lecturas cada 15 minutos. Esto permite que almacenemos más históricos para ti y puedas remontarte atrás en el tiempo cuanto necesites, de forma ilimitada y para todas tus localizaciones. Es más que suficiente precisión como para realizar un análisis detallado y tomar decisiones inteligentes.

4. Hardware

Lo más habitual con los SCADA es que trabajen solo con ciertos dispositivos de medición energética (normalmente aquellos que fabrica el fabricante del SCADA). 

Con un SGE tendrás más flexibilidad. O al menos, deberías. En el caso de nuestro SGE, DEXCell, nosotros lo planteamos como “neutral”. Esto significa que prácticamente cualquier hardware se puede integrar en nuestra plataforma de análisis energético. 

Ya hay unos cuantos cientos de dispositivos integrados en DEXCell, de hecho… y si no encuentras el tuyo, lo podemos integrar sin problema.

5. Herramientas de análisis energético

Con un SCADA ves los datos en tiempo real pero no tienes herramientas de análisis. Y un Sistema de Gestión Energética es exactamente lo contrario, su fuerte es (o debería ser) el análisis.

Este punto es importante porque hay muchos SGEs en el mercado que son simplemente herramientas de monitorización. Nosotros creemos que una herramienta de análisis de energía debería facilitarte precisamente eso, el análisis.

Por eso, te lo ponemos fácil para que puedas convertir las tarifas energéticas fácilmente en costes, o emisiones de CO2 o para que crees informes analíticos avanzados, que cualquiera pueda entender.

¿Por qué? No es que seamos unos visionarios, simplemente, las herramientas de análisis son las que realmente ayudan a tomar mejores decisiones. 

Hay otro factor relevante relacionado con este punto y es el desarrollo de la propia herramienta tecnológica. Cuando compras un SCADA, lo que has comprado es lo que tienes. Con un sistema de análisis energético como DEXCell, cada mes tienes nuevas funcionalidades y lanzamientos que aprovechar.

6. Uso

Los SCADA se utilizan por lo general para controlar procesos de producción industrial, por ejemplo, una fábrica. Se puede utilizar para monitorizar y controlar procesos como temperaturas, presión del aire, líneas de producción. 

Los SGE se utilizan para detectar los datos de consumo energético, analizar los patrones y tomar decisiones sobre cómo esa misma fábrica puede ser más eficiente y reducir el consumo y su coste en energía.

7. Coste

Los sistemas on-premise como los SCADA requieren de mayor instalación, costes de mantenimiento y soporte que los sistemas en la nube.

Un proyecto SCADA no te costará menos de 100.000€ por instalación. Un SGE requiere una inversión inicial, por supuesto, y puede ser importante a nivel de medidores a instalar (hardware) pero por lo general, y en especial si apuestas por tecnología en la nube, el coste es muchísimo menor.

Nuestros precios de licencias de DEXCell son públicos (puedes verlos aquí) y somos transparentes. Son precios anuales. Con estos precios, estamos reduciéndote x10 el riesgo de tu inversión en un SCADA que pagas por adelantado, por una tecnología compleja que quizá necesite cientos de horas de adaptaciones y trabajo (horas que se te facturarán a parte).

El gran beneficio de un SaaS en este sentido es que pagas por lo que usas. ¿Quieres empezar con pocos datapoints? Pues no hay problema, ya pagarás más cuando lo necesites.

Cómo Integrar un SCADA con SGE (y viceversa)

Imagínate que visitas la fábrica del fabricante de zumos y que ya tienen un SCADA que no les da suficiente información sobre cómo reducir su consumo energético. No pueden tomar decisiones que ya son urgentes, porque necesitan reducir un 30% su coste en energía.

Lo que te piden es lo siguiente: quieren utilizar el sistema que ya tienen, SCADA, y no duplicar costes implementando nuevas herramientas. ¿Qué harías?

La buena noticia es que tener un SCADA ya en un proyecto significa que para instalarlo se han tenido que instalar sensores, medidores o sondas. Esto significa que probablemente tengas ya acceso a una pieza cara de la gestión energética: el hardware. Y estos medidores puede que ya estén capacitados y configurados para enviarte datos.

Por lo tanto, es ALTAMENTE PROBABLE que no necesites añadir más medidores al proyecto, solo integrar el SCADA y el SGE.

La forma más fácil de integrar un SCADA y un SGE es hacer que el SCADA envíe los datos de manera regular por email.

Sí, por email. Los datos se enviarán en un correo electrónico con un archivo adjunto y se subirán a un servidor FTP.

A partir de ahí, el SGE recogerá los datos accediendo al FTP, los interpretará y los procesará para añadirlos a la database. Puede que te suene complicado, pero en DEXMA hacemos esto con frecuenta para nuestros clientes y es una solución inteligente para integrar procesos. Se tardan unos 5 minutos en configurarlo.

Si quieres incluso puedes ver la lista de SCADAs que ya hemos integrado (y BMSs) con DEXCell como Siemens Desigo, Schneider StruxureWare, Trend o Wonderware (aquí la lista completa).

Moraleja de esta historia…

En definitiva, si el cliente de la fábrica de zumos está interesado solo en controlar el proceso de producción (líneas de producción, temperatura, flujos de masa, máquinas, etc.) un SGE no tendría sentido. Necesita un SCADA para poder gestionar esos procesos complejos.

Sin embargo, si el cliente ya controla la producción y lo que quiere es gestionar la energía (en muchos casos esto es sinónimo de “quiero ahorrar en mis facturas”) entonces necesita un Sistema de Gestión Energética. Sin él, no podrá analizar los datos de consumo energético, detectar ineficiencias, analizar por qué ocurren, verificar el ahorro y controlar el gasto energético. Un SCADA NO  tiene esta funcionalidad.

 

Diferencias SCADA SGE

Los dos sistemas tienen una función parecida (automatizar procesos con tecnología) pero para usos diferentes. Y, sin embargo, pueden utilizarse de forma conjunta, coordinada e integrada.

En muchos proyectos que ya cuentan con un SCADA, conectar un SGE da un nivel más de funcionalidad e inteligencia, añadiendo la variable energética.

El SCADA es como el “Gran Hermano”, la mente que controla que todo funcione de forma segura y continuada. El SGE es un “Guardian Energético”. Habla con el SCADA y mantiene el control sobre la energía de la empresa, asegurándose de que se optimiza al máximo.

Ahora, ya sabes las diferencias entre un SCADA y un SGE y puedes decidir lo que es mejor para tu reto energético. Si quieres tener una idea más clara de cómo es un SGE, te podemos invitar a probar nuestra plataforma, gracias a nuestra DEMO abierta, gratuita y online.




Prueba DEXCell Gratis